PISCINAS SPORT

Sistemas de agua

Tanques elevados

Muchas instalaciones domiciliarias necesitan tener un tanque elevado de almacenamiento de agua. La función principal que cumplen estos depósitos es la de aportar altura para generar una presión adecuada dentro de la vivienda.

En muchas ciudades la propia red de distribución de agua llega a los hogares con una presión adecuada y suficiente para tener un confort adecuado en los diferentes aparatos de uso: duchas, lavabos, bidets, grifos en cocina, etc.

Pero cuando la presión de la red no es suficiente, necesitaremos conseguir aumentar la presión en la instalación interior del inmueble.

Para conseguir ese extra de presión, la solución tradicional ha sido la de instalar un depósito elevado por encima del punto de consumo más elevado que tengamos (normalmente en lo alto de tejados, azoteas y terrazas).

En ciudades donde las redes de agua potable presentan presiones estables y están bien operadas, están desapareciendo los tanques elevados porque suponen más problemas que ventajas.

La única ventaja sería que podrían aportar un almacenamiento extra de agua ante un corte de suministro general. Una situación poco frecuente y que normalmente las empresas que operan las redes de agua solucionan con gran agilidad.

Por tanto, en los casos en los que la presión de red es suficiente y estable, no tiene sentido instalar un tanque elevado.

Pero cuando no tenemos esa presión en la casa, únicamente sale un hilo de agua por nuestros grifos, como ya hemos dicho, la solución habitual en muchas partes del mundo suele ser la de instalar tanques elevados.